Páginas vistas en total

jueves, 23 de enero de 2014

ÁLVARO Y LA LUNA (CAPITULO 1)

Que te pasa pequeño?, le pregunto la luna al pequeño Alvaro.

Que es lo que desvela tu sueño? Acaso hay algo que te inquieta?

Tengo miedo señora Luna. He podido ver a través de la cortina, las sombras de un futuro incierto y el viento de la incertidumbre me ha helado las manos.

No te preocupes pequeño. Yo que soy vieja, yo que he visto innumerables edades de los hombres, te puedo decir que todo pasa y todo llega.

Pero veo a mis padres asustados, el corazón de mama late muy deprisa cuando me acurruca en su pecho, la respiración de papa se entrecorta cuando me mira.

Jajajaja¡¡¡¡ Te explicaré por que les pasa eso a tus papas.

Por que te ríes? a caso sabes algo que yo no se?

Claro que sí. Ya te dije que soy muy mayor. Aunque mi cara luzca bella y reluciente, demasiadas primaveras he visto pasar por mi rostro redondo y agujereado.

Escucha pues, pequeño Alvaro, esta historia y verás como tus miedos se calman.

Todo comenzó hace mucho, tus papas luchaban ya por ti. Te buscaban, perseguían y no lograban encontrarte. Se entristecían mes a mes, por que llegado el momento, no acababas de encontrar el camino hacia ellos.

Pero señora Luna, si yo siempre he querido estar con ellos.

Si pero Dios, el que todo lo sabe, tenía planes para ti, quería que llegaras en el momento justo.

Cual es ese momento señora luna?

Solo Dios los sabe, Alvaro.

Es raro¡¡ señora Luna, mi pequeño corazón ya latía de amor por ellos y ellos ni siquiera lo sabían. Estaba en el cielo de los niños esperando su llamada y de pronto como por arte de magia me encontré escuchando un sonido precioso. Es muy parecido al corazón de mama cuando estoy entre sus brazos.

Es que estabas con mama pequeño Alvaro.

Pero todavía no me has explicado por que tengo miedo por papa y mama.

Jajaja¡¡¡ veo que eres insistente. Te seguiré contando. Pero prométeme que después de contártelo, te dormirás y tus sueños se volverán apacibles.

Si, si te lo prometo.

Como te decía, papa y mama estaban tristes por que no te encontraban, pero un día una llamada de unos señores muy sabios, les cambió la vida.
Al principio todo eran risas y alharacas, pero el camino no sería fácil.

El camino empezó duro, solo tenían una posibilidad. Los sabios les decían que eran mayores y que rezaran para que tu llegaras.

Seguro que rezaron mucho señora Luna, por que yo estoy aquí.

Cuanta razón tienes pequeño Alvaro. Tus papas, hicieron todo los que los señores sabios les dijeron, rezaron, lloraron y creyeron que todo es posible.

Un día estando tu papa en otra ciudad, recibió una llamada de mama, que le decía emocionada que tu venías de camino.

Si, si lo recuerdo¡¡ Ese día sin saber por que, empece a escuchar el pum, pum del corazón de mama, la oía reír y llorar.

Y no recuerdas pequeño Alvaro, que ese sonido es como el que escuchas ahora?

Pues ahora que lo dices señora Luna, es verdad.

Pequeño Alvaro, el corazón de mama, va muy rápido cuando te ve, por que es el motor que fabrica un inmenso amor, es una caldera de cariño, que empieza a ir muy rápido cuando te tiene entre sus brazos.

Y papa por que tiene los ojos húmedos cuando me mira?. por que su respiración es tan rara?.

Por que cuando te mira, ve un milagro, ve un pedazo de cielo, que ha bajado para quedarse entre sus brazos.

De verdad que no están preocupados por mi?

Claro que si¡¡ Pequeño Alvaro. Todos los papas, se preocupan por sus hijos. Cuando seas mayor y tengas tu pequeño milagro lo entenderás.

Ahora lo entiendo todo señora Luna.

No te preocupes pequeño y duerme. Yo velaré tus sueños, te contare historias.Pero prométeme que serás bueno. Y querrás a tu mama y tu papa.

Te lo prometo. oooohhh¡¡¡ (vostezo el pequeño Alvaro), tengo mucho sueño.

Duérmete pequeño, el alba fría y oscura se acerca. Descansa y sueña, sueña, sueña.....




No hay comentarios:

Publicar un comentario