Páginas vistas en total

lunes, 17 de octubre de 2011

POR SER LA PRIMERA LE CEDO EL HONOR A SUSANA

El sábado un Gelveño de adopción, que muchos de vosotros conocéis, Juanlu, para quién no lo conoce, hizo una gran proeza que pocos son capaces de hacer y que lo ha conseguido con mucho esfuerzo y sacrificio, y sobre todo su motivación era no caer en un pozo del que no habría podido salir fácilmente (los que lo conocéis sabéis el porqué). Como sabéis siempre ha sido muy deportista (Piragüismo y Baloncesto, muchos años), pero llevaba unos 10 años, sin hacer deporte (solo un poco de bici los fines de semana) y hace un año su desmotivación hizo que llegara a pesar más de 130 kilos. ¿Que pasó hace un año?, fuimos a ver una de las competiciones mas duras que existen, el Triatlón Titán De Cádiz (Zahara de la Sierra, quién ha estado allí sabe lo que es subir una cuesta), prueba que consiste en nadar 2 kilómetros, hacer 91 kilómetros en bicicleta (con 2 puertos de montaña) y correr otros 20 kilometritos. Estuvimos viendo varios puntos de la prueba, pero lo que nos impactó (y sobre todo a él), es ver en que condiciones llegaban muchos de los participantes, muchos llegaban casi arrastrándose, casi desfallecidos y sobre todo llorando, pero no de dolor, sino de emoción de haber superado un reto tan difícil. Cuando terminó la prueba, nos miró a todos los que estábamos allí y dijo que el iba ha hacer el Titán el año siguiente, todos nos lo tomamos a cachondeo (en su vida había hecho un triatlón), porque ya sabéis como es Juanlu, jeje.
Empezó a salir a correr casi todos los días, además de salir en bici como ya estaba haciendo y por los reyes pidió una bici de carretera (pensamos, otro caprichito más). A los pocos meses cada vez que salíamos por el pueblo, la gente decía "Juanlu cada vez estás mas delgao" y contestaba "eso mi mujé tiene la culpa" (con tono de cachondeo claro está), pero yo como lo veía todos los días no me daba cuenta de que realmente estaba adelgazando, me dí cuenta cuando le veía que todos los pantalones le estaban quedando grandes (llegó a tener una 56), por lo que me di cuenta que la cosa iba en serio. Pasaron los meses y en cuando llegó el momento de hacer la inscripción (que solo se podía hacer por internet), estaba nerviosito perdío pensando que se le iba a atrancar el ordenador y no podría inscribirse, pero lo consiguió, y como nota informativa las 350 inscripciones se agotaron en menos de 1 hora.
En ese momento dije, ojú que esto si va en serio. Cada día estaba más delgado (y por cierto mas guapo), ha llegado a perder unos 40 kilos, solo haciendo deporte y sin seguir ninguna dieta (solo controlando lo que comía).
Y llegó el 01 de octubre de 2.011, ayá que nos vamos con mi Yarito (Toyota Yaris), con su bicicleta de los reyes, su traje de neopreno (que cuando se lo compró en enero parecía una morcillita y casi no le entraba) y todos los bártulos para la carrera. Llegamos un día antes para recoger el dorsal (que por cierto nos cascaron 80 leuritos por aparcar en línea amarilla que no vimos) y hacer noche allí cerca, para que estuviera mas descansado. Asistimos a la charla que da la organización para comentar el recorrido y puntualizar las posibles incidencias, (ja, incidencias, desánimos mas bien). Y lo primero que dicen, es que como había gente que se quejaba que la prueba no era lo suficientemente dura para ellos, les iban a dar una buena noticia, mira que bien. En ninguna de las seis ediciones anteriores, había llovido (eso si se hubiera agradecido) ni había hecho viento y este año se esperaban ráfagas de viento de hasta 30 Km por hora, por lo que iba a ser la prueba mas dura de todos los años (mira que bien).
Pués nada a la hora convenida nos presentamos en su posición (Dorsal 68, vamos de los primeritos en apuntarse), con su bici, su neopreno (que ya le entraba perfectamente) y sus bártulos, y empiezan a desfilar los otros 349 triatletas (ya sabéis como es físicamente un Triatleta, pues el 90% eran Muñequitos Madelman) y lo mejor el Levante que hacía que parecía que estábamos en Tarífa y no en Zahara de la Sierra. El pantano donde tenía que nadar tenía olas de hasta un metro y pico (me puse en la orillita para grabar y vino una ola de pantano y me puso chorreando). Y pensábamos ofú como está la cosa. Allá que se planta su neopreno y se va para la orillita con el resto de muñequitos, y dan la salida. Parecía aquello un banco de sardinas arenques, del mogollón de gente, y a los 5 minutos empiezan a pararse algunos muñequitos que se hundían de tantas olas y se daban la vuelta, y yo pensaba por “Dios que ninguno sea Juanlu”, y los grababa a todos para ver si alguno era él, pero solo salían muñequitos Madelman, los de salvamento no daban abasto para sacar gente del agua, se retiraron unos 15 o 20, pero mi Juanlu seguía en el agua. A los 24 minutos sale el primer muñequito (que por cierto mejoró la marca del año pasado, aún con las olas y el viento que hacía), y yo pensaba en lo que le había dicho a él “no te quemes en la natación, que lo peor viene después, que tu te picas mucho y vas a querer ir de lo primeros”. A los 38 minutos todavía quedaban la mitad de los muñequitos en el agua, y allá que escucho “ahí viene Juanlu”, no me lo podía creer venía ya quitándose el neopreno, para coger la bici y salir pitando, “Vas muy bien de tiempo, ¿Cómo vas?” y respondió “de categoría” y le digo “tranquilo que vas bien”, y salió con su bici de los reyes, para hacerse sus 91 kilómetros, hacia el Puerto de Montaña del Bollar y el puerto de las palomas ( que para quién ve la vuelta ciclista a España y no se queda dormido en la siesta sabe lo que es).
Nos fuimos para verle en la bajada y a las 12:00 y pico pasó el Primer Madelman y pensamos vamos a comer algo que a Juanlu le queda un ratito, comimos y pasaba el tiempo y no llegaba, sobre las 14:00 se escucha un cohete anunciando la llegada del primero. Pues nada a seguir esperando y sobre las 14:30 yo con mi cámara (que creía preparada), paso Juanlu como una bala que no pudimos ni grabarle, ofú, pero nos consoló ver que seguí en la carrera. Ahora le tocaba dejar la bici y salir a correr 20 Km, hacia Algodonales y después Zahara, con sus respectivas cuestas.
Ya solo quedaba esperar en la Meta hasta que llegara y calculamos que podría llegar sobre las 16:30 o 17:00, el control para entrar en tiempo y no quedar descalificado era de 8 horas, es decir tenía que entrar antes de las 17:30, o sino, si lograba llegar la alegría de haberlo conseguido (que ya era todo un triunfo) se habría vuelto en frustración por quedar descalificado. Pues nada ya en la meta siguen llegando muñequitos y muñequitas que también había algunas (la mayoría descuajaringados), y llegaron las 16:00 (preparamos las cámaras para que no nos pillara desprevenidos), llegaron las 16:30, llegaron las 17:00 y nada, y ya si me estaba poniendo nerviosa, pensando que no podría haberlo conseguido, y a las 17:14, escucho “¡¡¡¡¡YA VIENE¡¡¡¡¡¡”, (la última cuesta de Zahara es lo mas duro de la prueba, nosotros tuvimos que subirla y llegamos arriba con la lengua fuera, imaginaos después de todo lo que llevaba encima, como fueron para él esos últimos metros). Por fin lo vimos aparecer en la cima de la cuesta y venían detrás de él, Gonzalo y Pepe, que parecía que lo llevaban en brazos con sus gritos de ánimo. Su intención era entrar en meta como mucha gente hacía con sus hijos en brazos, pero a falta de estos, quería entrar con su ahijado Alex y Gonzalito, pero su concentración en conseguir llegar a la meta y no desfallecer, hizo que pasara con el último aliento que le quedaba y seguir adelante, esta vez si me dio tiempo a grabarle, como comprenderéis y todos vimos como entraba en la meta a las 17:15, momento en el que el Spiker decía “aquí llega el Triatleta con el dorsal número 68 Juan Luis Mendoza de GELVES”, después de 7 horas 45 minutos luchando por conseguir, su meta que no es mas que saber, que puede conseguir todo lo que se proponga y confiar en si mismo, que lo que está en mano de uno si se puede hacer, a pesar de las circunstancias adversas que nos vayamos encontrando.
En la Meta, todos fuimos a abrazarle y todos lloramos al ver lo que había sido capaz de hacer, y sobre todo de “LO ORGULLOSOS QUE ESTAMOS DE ÉL”.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena, por el triatlon y sobretodo por ese espíritu

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Juanlu, llevo un rato viendo tu blog pero me quedo con este tema en serio increíble, tienes mucho mérito. Gran profesor y mejor persona

    ResponderEliminar