Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2011

LA VIDA DIARIA COMO PUNTO DE REFERENCIA

Ha pasado volando la semana, la verdad con muy buenas sensaciones. Quizás la piscina un poco atragantada al principio; pero ya sabe que las primeras sensaciones en la piscina nunca son muy buenas. En cuanto a la bicicleta, como siempre me divierto como un enano, es algo sensacional e indescriptible, ver pasar los kilómetros como si nada, las cuestas y repechos cada vez con mejores sensaciones. Y la carrera, bueno esto es otro cantar. A pesar de que cada vez me gusta más correr, siento que no avanzo todo lo que debiera, pero bueno estamos comenzando la temporada y no puedo pedir más por ahora. Lo bueno las sensaciones y las ganas, lo malo la monotonía de mi vida diaria. Sería bueno que algo cambiara en estas semanas, para motivarme aun más. Las noticias que vienen de la calle no son muy alagüeñas y la luz al final del tunel no parece que se vaya a ver en un buen tiempo. Como siempre trato de evadirme de esta realidad con el entreno diario, escribiendo un poco y estudiando Inglés, que buena falta me hace, pero parace que el tiempo se hubiera detenido o mejor dicho es como la película de Bill Murray atrapado en el tiempo, que te levantas una y otra vez por la mañana condenado a vivir siempre la misma historia.
No se que castigo divino, o clase de suerte me ha tocado vivir para tener que soportar esta situación. El problema quizas es no solo el echo en sí de no ser productivo para la sociedad, sino que todo lo creias, todo por lo que has luchado y aprendido, no parece valer en estos momentos de la vida. Siempre me enseñaron que el trabajo duro, la consatancia y la perseverancia se verían recompensados de alguna forma. Después de tanto trabajo, tantos kilómetros, responsabilidad, estudios y preparación, te encuentras que como por arte de magia, nada de lo que has dado a la gente, es tenido en cuenta.

Pero bueno supongo que será una parte más de mi preparación para lo que ha de venir. No se si lo que ha de venir será peor o mejor, lo que si es cierto que de cualquier situación por la que paso, aprendo. Aprendo a confiar en mis posibilidades, aprendo a seleccionar la gente que de verdad aporta algo a mi vida, aprendo todos los días de cada paso, brazada o pedalada que doy. Aprendo a ser feliz con lo que todos los días la vida me depara.
La pena es no poder hacer planes de futuro. Por eso me concentro en vivir el día a día, a tomar cada minuto de mi vida como referencia, a prestar oido a los pequeños detalles que antes me pasaban inadvertidos y que aunque parezca mentira cada vez me hacen más feliz. Me concedo la licencia de equivocarme cuantas veces quiera, por que se que el camino del éxito esta hecho de pequeños fracasos, de grandes fragmentos de vidas destrozadas, de sueños sin cumplir, pero que con el trabajo duro, diario y constante conformarán el pegamento de un nuevo rumbo, un nuevo significado un nuevo mundo que se habre ante mí. Y que ofreceré a todos aquellos que me quieran acompañar. Ya habrá tiempo de hacer planes de futuro, por ahora me preocuparé de vivir día a día, hora a hora, segundo a segundo, sin pensar en nada más que aprender. En tomar la vida como punto de referencia.
Por cierto hoy tengo prueba de esfuerzo, haber que sacamos en claro.
Un saludo a todos y espero vuestras respuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario